Decorar con plantas

Decorar con plantas

Decora tu casa con plantas, una de las mejores opciones a la hora de lograr el ambiente perfecto de cualquier estancia o habitación de nuestra casa es el uso de plantas de interior como complemento de decoración. Sus beneficios son múltiples para la salud: crean ambientes relajados y reducen los niveles de estrés.

No importa el estilo de decoración, existen tantas variedades de flores y plantas que fácilmente son adaptables a cualquier estilo y ambiente, ya sea tradicional o completamente moderno.

Lo único que hay que tener en cuenta son las necesidades de luz y humedad de las plantas y considerar que es mejor mantenerlas siempre en un mismo lugar de la casa.

Lo ideal es encontrar plantas que combinen con el estilo de la decoración elegida, de manera que creen una sensación de continuidad con el resto de elementos decorativos. Por ejemplo, se pueden utilizar plantas que den mayor sensación de amplitud a un apartamento pequeño o, por el contrario, que creen un ambiente más cálido en un hogar de grandes dimensiones.

DECORA TU CASA CON PLANTAS: CINCO CONSEJOS

Cuando se decide incluir plantas en la decoración de la casa, lo más importante es informarse sobre sus necesidades básicas: cantidad de luz y temperatura adecuadas, a fin de que se pueda acondicionar el hogar lo más cercano a su ambiente natural.
¿Cómo deberíamos cuidar las plantas de interior? Te damos cinco consejos para el cuidado de plantas en interior:

1. Ubicación, luz y temperatura: elige un lugar con buena iluminación, lejos de corrientes de aire frío y caliente. La temperatura más adecuada para una planta de interior se sitúa entre los 15º y los 25º.
2. Cantidad y frecuencia del riego: dependerá de la época del año en que nos encontremos. Pero en líneas generales, necesitan menos agua que las plantas de exterior porque las plantas de casa están más protegidas. Observa la tierra de tu planta. Si está seca, riégala. Si notas la tierra todavía húmeda, puedes dejarla algunos días más.
3. La elección de las macetas: elige macetas con buen drenaje y con material transpirable. Si tu planta ha crecido de tamaño, será necesario trasplantarla a otra más grande.
4. El abonado adecuado: recuerda abonar las plantas de vez en cuando. Desde la primavera al otoño, puedes utilizar abono líquido cada 15 días junto con el agua.
5. La limpieza de las plantas: debes retirar las hojas secas que caen en la tierra de la maceta y limpiar el polvo acumulado en las hojas.